Visita nuestra sección de vacaciones en oferta

jueves, 9 de febrero de 2017

Santillana del Mar, un conjunto histórico de una belleza excepcional

Santillana del Mar, Colegiata de Santa Justa
La población de Santillana del Mar nació en el siglo XII en torno a la colegiata de Santa Justa (ver foto) y, aunque su crecimiento se produjo sobre todo a partir del momento en que coincidieron la ruta marítima compostelana y el camino por tierra a Santiago, la zona se sabe que ha estado habitada desde el paleolítico, como demuestran claramente los vestigios encontrados en la cueva de Altamira.

Santillana del Mar fue antiguamente el centro de una gran actividad religiosa y política, hecho que queda plasmado en su valioso conjunto histórico, constituido por casonas y palacios que se construyeron en aquel entonces por las familias más poderosas de la época.

Qué visitar en Santillana del Mar

Son dos los sitios que ningún visitante debe dejar de pasar de largo al visitar la población de Santillana del Mar:
  • La colegiata de Santa Justa es, sin ninguna duda, la obra cumbre del románico en Cantabria. La denominación de colegiata indica que estuvo en su día regida por una comunidad de canónigos bajo el gobierno de un abad. La colegiata cuenta con un admirable claustro, considerado por muchos expertos en arte como una de las obras más representativas de la historia de la escultura románica.
  • La cueva de Altamira, una de las reliquias del paleolítico que prácticamente se han conservado intactas desde hace más de 15.000 años. Aun siendo imposible por motivos de conservación y preservación visitar la cueva auténtica, si que es posible disfrutar de la denominada “Neocueva”, una reconstrucción de la original sorprendentemente bien hecha. Tanto las pinturas rupestres como las paredes y el techo son idénticas a las originales. Por otro lado, en el museo adjunto se ofrece una visión muy exacta y completa del paleolítico, mostrando al visitante una idea clara de las condiciones de vida de entonces y de la evolución técnica que sufrió el hombre en aquel periodo.

Opciones culturales en Santillana del Mar

Plaza Mayor de Santillana del Mar
Aparte de ser una población claramente turística, en Santillana del Mar tiene lugar una actividad cultural de un vigor impropio de un pueblo que sólo cuenta con cuatro mil habitantes. De hecho, Al recorrer sus calles podremos descubrir, alojados en sus casonas blasonadas, hasta ocho museos diferentes entre los cuales me permito destacar el de la Torre de Don Borja, actual sede de la Fundación Santillana, cuyo objetivo fundamental es promocionar el arte y la cultura mediante exposiciones temporales.

Otros museo destacables son el Museo Jesús Otero, donde se exponen obras de este artista local; el Museo Diocesano Regina Coeli, que guarda una notable colección del arte religioso local; y el Museo El Solar, dedicado a los instrumentos de tortura que fueron antiguamente utilizados por la Inquisición.

Naturaleza en Santillana del Mar

Pero no todo en Santillana gira en torno al arte, los monumentos y las cuevas prehistóricas, este pueblo también es famoso por su gingko, un árbol originario de China que está considerado una reliquia viviente porque es una de las últimas especies arbóreas que se reproduce por el semen que el macho deposita en la hembra. Existen algunos que viven más de seiscientos años y llegan a alcanzar los cuarenta metros de altura, aunque el de Santillana "sólo" tiene trescientos años y mide veintidós metros. Este árbol tiene otra curiosidad remarcable, y es la circunstancia de que sólo se suelen plantar machos ya que las hembras producen un fruto de olor desagradable.

Otro punto de interés de Santillana del Mar, localizado a la salida del pueblo en dirección a Puente San Miguel, es el Zoo de Santillana, un lugar por el que se puede pasear a través de una auténtica selva tropical con mariposas en libertad, pájaros exóticos y orquídeas imposibles de ver en España, y donde también se pueden ver serpientes saliendo del huevo y un gran número de primates y de animales en un entorno similar al natural. Y, al atardecer, también es posible contemplar como más de un millar de garzas, garcillas y cigüeñas regresan al parque para pernoctar en sus árboles.

Otras actividades de ocio recomendadas

Por último sólo nos quedaría recomendar algunas actividades que se pueden realizar en Santillana del Mar:
  • Disfrutar del atardecer en punta del Dichoso, cerca de Suances. Desde este punto de la costa se puede contemplar un gran tramo de costa enmarcado a lo lejos por los majestuosos Picos de Europa. Del otro lado se puede visualizar la bahía de la Ría de San Martín, con la playa de los Caballos en primer término, y la isla de los Conejos frente a la punta del Cuerno. Los días de temporal el espectáculo es realmente escalofriante.
  • Bucear en Oreña. Esta playa situada entre acantilados se encuentra a tan sólo dos kilómetros de Santillana en dirección a Comillas. Desde Viallán, y continuando en dirección a Bárcena, se termina llegando a Puerto Calderón, un lugar muy frecuentado por submarinistas y por los aficionados a pescar con caña.
  • Playa de Tagle, Suances cerca de Santillana del Mar
  • Admirar la accidentada costa que se extiende desde Santillana hasta Suances, a poder ser desde la Punta Ballota, bajando posteriormente a pegarse un baño en la solitaria playa de Tagle (con sumo cuidado ya que el mar en esa zona suele estar muy agitado, ver foto).
  • Y si queremos realizar actividades más arriesgada y movidas sólo tenemos que acercarnos a Cabárceno, donde se encuentra una de las sedes de Cantabria Activa, una empresa especializada en actividades de barranquismo, puenting, rafting, canoa-raft, espeleología, escalada y otros deportes de riesgo y aventura.

0 comentarios: