Visita nuestra sección de vacaciones en oferta

viernes, 30 de diciembre de 2016

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, colgados de Los Pirineos

Parque Nacional de Ordesa y Monte PerdidoEl Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido está situado en Aragón y es un espacio natural de gran valor ecológico y paisaje sublimes. Se encuentra en Los Pirineos y ofrece toda la belleza de los paisajes alpinos. El macizo del Monte Perdido está conformado por cuatro valles (Ordesa, Pineta, Escuaian y Añisclo), dichos valles no sólo son muy distintos entre sí sino que cada uno de ellos cambia de forma notable con el transcurso de las estaciones. La asombrosa aridez de las zonas altas, causada porque el agua procedente de las lluvias y el deshielo se filtra por las numerosas grietas kársticas existentes, contrasta con la tupida frondosidad de los valles, donde el agua ha horadado tornadizos barrancos y da increíbles saltos al vacío en forma de cascadas. El resultado de tanta variedad son unos paisajes de una hermosura cambiante con cada estación del año, como si con cada diferente periodo nada fuera como antes y la naturaleza inventase algo nuevo. Unas vacaciones diferentes en cada época del año.

El valle de Pineta ofrece uno de los paseos más gratificantes que pueda desear un caminante, de manera que sus catorce kilómetros de longitud se nos harán tan cortos como unas vacaciones. Lugares como la altiplanicie de Marmorés ofrecen unas vistas inigualables del lago homónimo y del propio valle, asimismo también es posible apreciar en toda su belleza y grandiosidad el Monte Perdido, con sus 3.348 metros de altitud y el señorial glaciar que oculta entre sus pliegues.

Cascada de Arripas en el Parque Nacional de Ordesa y Monte PerdidoPara vivir este cúmulo de sensaciones mágicas sólo hay que escoger una ladera boscosa y apacible y dirigirse hacia ella. Sin ir más lejos, en el valle de Ara, contiguo al de Ordesa, que por ser menos nombrado también está menos masificado, al poco de tomar asiento en cualquier paraje y permanecer callados, empezaremos a oír unos cantos muy armoniosos pero ciertamente singulares: se tratan de marmotas comunicándose entre ellas y contándose las novedades que van acaeciendo en el territorio que cada una domina. Tened por seguro que si esa singular canción deja de oírse, una rapaz estará surcando en ese momento la zona.

También es posible visitar el increíble circo glaciar de Gavarnie, en cuya cabecera está la cascada más alta de Europa, con sus más de 400 metros de caída vertical. El Gavarnie es una maravilla de la naturaleza que merecidamente ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, pocos circos glaciares pueden gozar de un radio de seis kilómetros y paredes rocosas que superan los 1.500 metros de altitud. Esta maravilla natural no pertenece al Parque Nacional de Ordesa, sino al Parc National des Pyrénées, en la vertiente francesa.

Flor de edelweiss en el Parque Nacional de Ordesa y Monte PerdidoY si queremos disfrutar de la "flor de nieu", más conocida como edelweiss y en terminología botánica como Leontopodium alpinum, sólo tendremos que subir entre 2.000 y 2.700 metros para alcanzar los terrenos propicios donde crece esta bella flor. La flor de edelweiss está protegida y no está permitido arrancarla, pero se dice que quien consigue verla tiene asegurado todo un año de bonanza y prosperidad, al menos eso dicen los lugareños.

En el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido las actividades están muy limitadas y sólo se puede visitar en tandas de 1.800 personas. Si estáis pensando en hacer barranquismo os habéis equivocado de paraje. Para realizar esta actividad os tendréis que dirigir a la zona de Sobrarbe, y más en concreto, en los valles de los ríos Arazas, Bellós, Yaga y Yesa, se da la mayor y mejor concentración de barrancos de toda España.

En cuanto a las fiestas, caben destacar dos, el Festival Internacional de Música Castillo de Aínsa que empieza sobre el 10 de julio y dura unas dos semanas, y el Festival Pirineos Sur que tiene lugar también en julio y se desarrolla entre un escenario flotante dispuesto en el embalse de Lanuza y en la localidad de Sallent de Gállego.

Por último mencionar que el plató más típico de esta zona son la chiretas, muy sabrosas y seguro que os gustarán, pero los mejor es no preguntar que estamos comiendo, pues están hechas con tripa de cordero en la que habrán embutido trozos de carne, corazón y pulmón de cordero, todo ello aderezado con perejil, ajo, pimienta y canela.

0 comentarios: