Visita nuestra sección de vacaciones en oferta

miércoles, 6 de septiembre de 2017

¿Dónde bucear en la costa española?

El hombre se ha sentido siempre fascinado y, simultáneamente, atemorizado por el fondo del mar. La mitología siempre ha creído que las regiones submarinas estaban habitadas por terribles monstruos que destrozaban barcos y engullían personas, o sirenas que atraían con sus cantos a los incautos marineros que se encaminaban a una muerte segura, una auténtica síntesis de abismo marino y mujer fatal.

Buceando en España

Fue la invención de la bombona autónoma de oxígeno, el hecho que abrió este mundo “terrible” a las personas que gustan del buceo y de descubrir aquello que hay debajo del agua, un sitio donde la gravedad deja de surtir efecto y que como auténticos pájaros, nos permite sobrevolar y disfrutar de un mundo de increíble belleza y colores nunca sospechados.

Con este artículo pretendemos que descubráis algunas de las zonas de la costa española donde bucear es una auténtica delicia.

Formentera (Costa Balear)


La isla de Formentera cuenta con las aguas más cristalinas del litoral mediterráneo español. Nosotros no tenemos más remedio que confirmar este hecho, ya que en Formentera no existe la contaminación industrial, ni ríos que lleven sedimentos que enturbien sus aguas, todo esto hace que los fondos de esta isla tengan una luminosidad ciertamente mágica.

La luz solar penetra profundamente en el agua, facilitando la aparición de algas y, con ellas, la vida prolifera por todos lados.

Entre Formentera e Ibiza existen un conjunto de islotes que cuentan con un accidentado relieve de farallones, grietas y cuevas, y que ofrecen unos paisajes submarinos realmente bellos, con gran número de peces, moluscos y formaciones de coral.

Las islas Medes (Costa Brava)


Las islas Medes constituyen un diminuto archipiélago situado en la Costa Brava a menos de un kilómetro del puerto gerundense de L’Estartit, constituyendo de hecho la prolongación del macizo calcáreo de Montgrí y explicando la gran profusión de túneles y cuevas en las que la vida marina aparece por doquier.

Las islas Medes son un espacio protegido donde está prohibida la pesca y que permite al buceador nadar sobre unos magníficos fondos coralinos entre grandes peces, que sin temor alguno al hombre, se acercan curiosos a contemplar al submarinista. Un lugar donde resulta imprescindible llevar una cámara submarina.

Si queréis disfrutar realmente del buceo en las islas Medes, nuestro consejo es que contratéis los servicios de una empresa especializada que os llevará a los sitios más interesantes del archipiélago.

Bajo de Dentro (Costa Cálida)


Situado en el cabo de Palos, en Murcia, el Bajo de Dentro es una de los lugares de España mejores para bucear. En esta zona la costa presenta un perfil rocoso de acantilados que se adentran en el mar, dejando zonas de poca profundidad que en el pasado fueron causa de múltiples naufragios.

Pez en Bajo de Dentro, cabo de Palos. Murcia

El Bajo de Dentro se trata de una ingente columna de piedra que llega hasta los tres metros de la superficie y que ofrece una enorme variedad de paisaje submarinos, paisajes que van cambiando a medida de que se profundiza en la inmersión. El buceador puede visualizar desde meros gigantes que nadan despreocupados frente a sus gafas de buceo, hasta increíbles bancos de espetones, peces luna o mojarras, toda una variada vida submarina de la que disfrutar.

En este mismo lugar, también reposa un barco que naufragó después de chocar con el fondo rocoso, el Isla de Gomera, que se encuentra a 27 metros de profundidad sobre el fondo de arena.

Las islas Cíes (Costa Gallega)


En el archipiélago de las islas Cíes, situado frente a la ría de Arousa, es donde se produce el choque de las aguas del Atlántico con la plataforma continental, lo que conlleva que sea un lugar en el que aparecen numeroso nutrientes y, en consecuencia, una gran variedad de vida marina.

El fondo de las islas Cíes ofrece fondos marinos realmente fascinantes con praderas de algas, profundos acantilados recubiertos por bosques de laminarias, y numerosos peces y mariscos.

Pero la vida marina no es el único atractivo de este archipiélago, ya que a lo largo del tiempo han sido numerosos los barcos que han naufragado en sus peligrosas costas, dejando un tesoro arqueológico sin igual. El buceador puede disfrutar de los restos de naufragios y explorarlos sin ningún tipo de limitación. Un lugar realmente recomendable para los amantes de los pecios (fragmentos o pedazos de naves que han naufragado).

Eso sí, para bucear en las islas Cíes es necesario pedir permiso en las oficinas del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de Las Islas Atlánticas de Galicia.

El cabo de Gata (Costa de Almería)


Los fondos marinos del cabo de Gata constituyen un auténtico placer para el buceo, tanto por l transparencia de sus aguas como por su relieve.

Dos son las zonas que todo buceador debe conocer: al suroeste la isla de San Andrés, frente al puerto de Carboneras, donde existe un cráter submarino de treinta metros de diámetro y veinte de profundidad, poblado por multitud de peces y anémonas; y la cueva del Francés, localizada al pie del impresionante acantilado de punta de la Hoya de la Torre, un lugar relativamente asequible a todo tipo de buceadores por sus veinticinco metros de longitud y solo ocho de profundidad.

Para bucear en la zona del cabo de Gata es preciso sacar un permiso especial o contratar los servicios de una empresa especializada.

Y, por último, ya sólo nos quedaría dejaros un enlace con un completo listado de hoteles en la costa española, porque después de una sesión de buceo resulta imprescindible descansar y relajarse convenientemente en un lugar cómodo y agradable.

0 comentarios: